CLUB ATLETISMO 

“CORREDORES MAR MENOR”


 LAS HORMONAS DE LA FELICIDAD DEL CORREDOR 

“LAS ENDORFINAS” 

Nuestros antepasados utilizaron la técnica de caza por persistencia antes de poder tener armas para cazar, si nos observamos y analizamos, nos damos cuenta de que nuestro glúteo es un músculo casi inútil en el caminar pero muy importante en carrera, o que contamos con otras estructuras tendinosas y ligamentosas diseñadas especialmente para la carrera, el talón de Aquiles o el movimiento de extensión de los dedos del pie 

Estos aspectos nos confirman que puede estar en nuestra genética. 

Cuando a un runner le preguntan ¿por qué corre?, a nadie se le ocurre responder que la razón está en sus genes.

El aumento de adeptos a la carrera a pie no hace más que aumentar en casi todos los rincones del planeta, quizás en parte por necesidad de sentirnos de encontrarnos bien, y en parte por comunicarnos y socializarnos con otras personas, aunque también hay personas que necesitan de la soledad personal para conocerse mejor así mismos mientras practican el running. 

                Siempre hemos tenido la percepción de que la gente que practica ejercicio, disfrutaba de una vida mucho más saludable, y que ese estilo de vida le proporcionaba un estado de felicidad distinto al resto de los mortales. Son consideradas personas con un gran espíritu de superación, inconformistas, constantes, y muy disciplinados…

Existen infinidad de estudios que han demostrado que después de haber realizado una actividad física aeróbica, se produce un aumento significativo de las endorfinas en nuestro cerebro, comprobando el rol de las endorfinas como analgésico en estos atletas. 

Es sabido que el ejercicio de resistencia tiene un potente poder antidepresivo, ya que tendría un rol importante en mejorar el estado anímico y subir la autoestima, efectos que probablemente, se cree, estarían mediados por las endorfinas.

El ejercicio físico no solo significa liberación de endorfinas, ya que también está demostrado que la forma de vida en torno al deporte es saludable por muchas razones, esta descrito que el ejercicio produce una disminución del riesgo cardiovascular, disminuyendo el sedentarismo al igual que la presión arterial, retrasando el inicio de la diabetes en personas con predisposición genética y evita la obesidad, que es considerada la pandemia de nuestro tiempo. Hay estudios que demuestran que con la práctica deportiva aumentan los niveles de endorfinas (hormonas que genera nuestro cuerpo y nos proporcionan un estado placentero) aumentando nuestra sensación de placer y bienestar, es lo que se denomina “la droga del corredor”, la cual se compara con los opiáceos, es decir inhibe la fatiga y nos hace segregar dopamina, la cual hace que un ejercicio aun siendo intenso se convierta en placentero.

Todos los que practicamos la carrera a pie como afición, tenemos una sensación de bienestar, de vitalidad, de felicidad cuando estamos en acción que según los estudios sobre el tema tiene una explicación bioquímica, donde las endorfinas son parte de la respuesta a estas sensaciones… 

Las endorfinas (son péptidos), pequeñas proteínas, derivados de un precursor producido a nivel de la hipófisis, una pequeña glándula que está ubicada en la base del cerebro. cuando hacemos deporte esta glándula es estimulada, produciéndose endorfinas en el organismo, las que van a actuar sobre los receptores que causan analgesia, además de producir un efecto sedante similar a los que genera la morfina, un opioide exógeno bastamente conocido por estas mismas propiedades, es por esto que las endorfinas son consideradas nuestros opioides endógenos, es decir producidos por nuestro organismo. Los estudios demuestran que las endorfina son capaces de inhibir las fibras nerviosas que transmiten el dolor, además de actuar a nivel cerebral produciendo experiencias subjetivas, que son sensaciones intensas, bien conocidas por los deportistas como son la disminución de la ansiedad y la sensación de bienestar,  además de la analgesia y sedación antes mencionada. 

Ayudan calmar el dolor ante un traumatismo, inflamación extrema, enfermedad aguda, exceso de actividad física o esfuerzo extremo, etc.

Crean la sensación de placer ante situaciones agradables, ayudan a liberar las hormonas sexuales, responsables del deseo sexual, fortalecen el sistema inmune, modulan el apetito. La risa es, sin duda, uno de los factores que más incrementa nuestros niveles de endorfinas. En general, podríamos decir que son las responsables de nuestra calidad de vida, pero no podemos delimitar la producción de endorfinas al ejercicio, ya que existen otras fuentes de creación como podrían ser la acupuntura o las relaciones sexuales por poner ejemplos. Disfrutar con las comidas y sus sensaciones (olores, sabores, etc.), la compañía de nuestros seres queridos, amigos etc. La música, el baile o el canto nos ayudan a liberar gran cantidad de endorfinas. Hacer cosas por el bien de los demás (respetar el medio ambiente, ser más solidario, ayudar al prójimo, etc.)


 MINIMALISMO o BAREFOOT, 

otra opción

 A finales del siglo XIX ya había estudios de la Universidad de Harvard que analizaban los pros y contras del correr descalzo frente al calzado. Y es a finales de los 70 y principios de los 80 cuando las principales marcas americanas de calzado deportivo popularizaron el "joggin", creando así una nueva forma de correr a base de "talonar" ayudados de un calzado de última tecnología que aportaba amortiguación y permitía correr a toda persona indistintamente de su edad, peso, altura etc. Además, esta publicidad precisamente, ha estado vendiendo desde aquellos tiempos esa "necesidad" de amortiguación, la necesidad de saber si somos pronadores / supinadores / neutros y  que debemos cambiar de calzado hechos determinados kilómetros porque las zapatillas pierden propiedades y nos pueden lesionar.

En busca de una respuesta, el escritor y periodista estadounidense Christopher MacDougall nacido en  1962, escribe en el año 2009 el libro Born to Run (Nacidos para correr). 

“Nacidos para correr” es una fascinante aventura que comienza por una simple pregunta: ¿por qué me duele el pie?, y MacDougall nos lleva desde los laboratorios científicos de alta tecnología de Harvard hasta los sofocantes valles y los picos nevados donde cada vez más corredores llevan su fuerza al extremo. El libro fue el punto de partida sobre el debate de los que están a favor o en contra de correr descalzo. Este talento sobrehumano, ha convertido a esta tribu en hombres serenos e inmunes a las enfermedades y el estrés de la vida moderna. Con la inestimable ayuda de Caballo Blanco, un curioso personaje que tiempo atrás se había internado en las salvajes barrancas para vivir entre ellos, el autor del libro pudo desvelar los secretos de este mítico pueblo, a la vez que descubría al atleta que llevaba dentro, entrenándose para conseguir uno de los mayores retos de su vida, realizar una carrera de 80 km que enfrentaría a la tribu contra un extraño grupo de corredores. 

El autor de libro nos cuenta que, un día vio la foto de un corredor cincuentón que venía de las montañas de México, que corría en sandalias y unos trapos, y que había sido el ganador de una carrera de 160 Km (100 millas), y este hecho le impactó tanto que se preguntó que algo estaba haciendo mal; llegando a la conclusión que quizás el culpable de todos los males de sus pies sea el propio calzado.

“En el impacto contra el suelo en la zancada al realizarla con la parte delantera del pie permite que el impacto no afecte a las rodillas, unos de los puntos más débiles. Un corredor calzado puede aprender a apoyar la parte delantera del pie, pero el peso del calzado, como consecuencia de la supuesta protección, la convierte en un impedimento, explica el profesor de biología y evolución humana en Harvard Daniel Lieberman.

El ser humano está diseñado genéticamente para correr descalzo, pero debido a la cantidad de años que llevamos utilizando el calzado, se ha ido perdiendo tanto la sensibilidad como su funcionalidad (fuerza y flexibilidad), y para conseguir una perfecta adaptación para volver a correr descalzos, esta transición se debe realizar con mucha paciencia, con mucha constancia  y progresiva en el tiempo, y siempre contando con la ayuda y el asesoramiento de personal altamente cualificado. En la actualidad existe un gran debate sobre el tema en cuestión, y la tendencia está dividida principalmente en dos ideas, o eres amortiguado o eres minimalista, no hay término medio. Aquellos que han experimentado el minimalismo y les va bien, no se plantean calzarse las zapatillas clásicas, y aquellos que corren con amortiguación y se libran de las lesiones, no ven motivos para correr descalzos; pero esto no impide que se pueda incluir en el programa de entrenamiento correr descalzo, con ello conseguiríamos mayor flexibilidad, mayor fuerza, propiocepción y mejor eficiencia mecánica. Y para los minimalistas entrenar algún día con calzado buscando algo más de protección y se podría aprovechar para hacer distancias más largas o entrenar por terrenos más duros.

Los corredores minimalistas también sufren sobrecargas y se lesionan, pero disminuyen el riesgo de lesiones por mal apoyo, por técnica deficiente, y por impactos repetitivos, consiguiendo que el número de lesiones disminuya, y muchas de estas lesiones se podrían evitar haciendo más lenta y progresiva la transición, antes debemos preparar la musculatura, tendones y articulaciones de forma adecuada, y teniendo muy en cuenta que necesitamos la ayuda y asesoramiento de personal  experto para realizar la transición de forma correcta. En países del Norte de Europa la venta de calzado minimalista está llegando al 40%. En algunos países nórdicos se les permite a los niños permanecer descalzos en el colegio, y crece el número de personas que hacen su vida cotidiana sin calzado.

Barefoot significa “descalzo”, aquí el corredor se desplaza sin ningún tipo de protección en los pies, basado en el regreso al contacto con la naturaleza, se busca una mayor sensación con el suelo.

Minimalismo hace referencia  a las zapatillas o sandalias que permiten correr con un mínimo de protección para evitar cortes, abrasiones o cualquier otro daño al desplazarnos sobre el suelo.

Carrera natural es la opción que ofrece al corredor técnicas de mejora de eficiencia, para reducir las lesiones derivadas por correr con de forma inadecuada.


DOCTOR GEORGE SHEEHAN,

Cardiólogo, Corredor y Filósofo

 

 

 

Por cada corredor que recorre el mundo participando en maratones, hay miles que corren por el gusto de escuchar las hojas y la lluvia y que esperan que llegue el día en que les resulte todo tan fácil como a un pájaro volar. Para ellos el deporte no es una prueba, sino una terapia; no es un desafío, sino una recompensa; no una pregunta, sino una respuesta.

 

George Sheehan (1918-1993) cardiólogo de profesión, corredor y filósofo. Comenzó a correr a la edad de 45 años y su vida se transformó completamente. Explica: “Pertenezco a la familia de corredores de fondo, mis huesos son pequeños y mis piernas relativamente cortas. Mis músculos son fibrosos poseo poca grasa en todo el cuerpo. Al igual que mis congéneres, tiendo a ser un individuo solitario y más dado a la reflexión que a la acción. Pero como debemos encontrar alguna acción y expresión física, lo hacemos en el correr”.

 

Fue un habitual en el centenario maratón de Boston, corriéndolo en 21 ocasiones sin interrupción. Su marca personal en la distancia la logró con 60 años, en el Maratón de Wash D.C en 3h 01'.

Escritor de numerosos libros, muy pocos editados en español, haciendo siempre referencia al correr como forma de vida. En uno de ellos dice: El corredor conoce de primera mano la inhumanidad de los seres humanos. Desde los coches que pasan le arrojan insultos, botellas y otros objetos. Algunos corredores aceleran deliberadamente al pasarle, intentan incluso atropellarle.

 

Otras frases suyas:

”Cuando está lloviendo a cántaro y tú te encuentras corriendo en medio de todo esa agua, tienes la satisfacción de saber que estás ahí fuera, al aire libre, mientras que los demás no”.

Ganar es poder decir que nunca has abandonado”.

“El mío es el maratón. Representa para mí el desafío último y definitivo. Corriéndolo alcanzo el límite máximo de lo que mi mente, mi corazón y mi cuerpo pueden dar de sí. Es para mi lo mismo que la desnuda cara de una montaña para un escalador o que los agitados rápidos para uno que monta en canoa”.

En 1986 le diagnostican un cáncer de próstata, pero no deja de correr ni de publicar libros hasta el final de sus días.

 

MITIN ATLETISMO MADRID 2011

El pasado 9 de julio tuvo lugar el Meeting de Atletismo Madrid 2011 en el Centro Deportivo Municipal de Moratalaz.

Los que tuvimos la suerte de presenciar la prueba en directo os podemos asegurar que hemos disfrutado de lo lindo.

Las gradas estaban muy próximas a la pista donde se celebraron todas las pruebas, y así tuvimos la oportunidad de poder saludar y charlar con algunos de los protagonistas del importante evento deportivo.

Participaron atletas de la talla de Justin Gatlin, excampeón olímpico de los 100 ml, Dwarn Chambers actual campeón del mundo indoor en la distancia de los 60 ml, y atletas españoles como Sergio Sánchez, Chema Martínez, Natalia Rodríguez, Nuria Fernández, Ruth Beitia...etc.

Un gran día difícil del olvidar.

Con Sergio Sánchez en el Meeting de Madrid

Con Justin Gatlin Meeting Madrid 2011


Autor recopilación datos: Antonio Miguel Torregrosa Castro

(Monitor Nacional de Atletismo)