CLUB ATLETISMO 

“CORREDORES MAR MENOR”


El ATLETISMO FEMENINO

La Carrera de las dependientas en París 1903

El atletismo femenino, definitivamente ha ocupado su lugar desde el final de la 2ª Guerra Mundial -1945- Sin embargo, la práctica de este deporte por las mujeres se remonta a las civilizaciones antiguas donde en el Antiguo Egipto varios competidores se enfrentaban en las pruebas de pesas y lanzamientos, o en las escenas de carreras que se describen en la Mitología Griega. Hacia el 1350 a. c., Hippodome esposa de Pélops creó juegos exclusivamente para las mujeres, llamados los Juegos de Hera. También se organizaban competiciones y carreras cada cuatro años. Con la reglamentación del atletismo, las primeras reuniones enfrentando a mujeres aparecen al final del siglo XIX. Se realizan en las universidades estadounidenses competiciones entre los estudiantes, a imagen de las jóvenes del Vassar College de Nueva York de 1895.

Las atletas estadounidenses participan en las competiciones nacionales universitarias desde 1903. El 25 de noviembre de 1903 en Francia, cerca de 2500 obreros del textil participan en la «carrera de las Midinettes», prueba que iba de París a Nanterre en carrera o a la marcha. Sobre una distancia de 12 km, la modista Jeanne Cheminel se impuso en 1h 10. En ausencia de los hombres, movilizados durante la Guerra Mundial, la emancipación del deporte femenino se aceleró. Así, los acontecimientos deportivos inter-fábricas se celebran en Francia y en el Reino Unido. La Federación de Sociedades Deportivas Femeninas de Francia se fundó el 18 de enero de 1918, basada en particular en los clubes deportivos femeninos fundados antes de la Gran Guerra como Femina Sport (1912), que ya practicaba el atletismo.

Alice Milliat se convirtió en presidente de la FSFSF. Ante la negativa del barón Pierre de Coubertin y del Comité Olímpico Internacional a dar cabida a las mujeres en el atletismo, Milliat decidió la creación en 1921 de los primeros Juegos Mundiales Femeninos, integrados por cinco naciones europeas en Montecarlo. En 1922 Los Juegos Femeninos de París en 1922, y enGotemburgo en 1926. En Agosto de 1922, en el Congreso de la Federación Deportiva Femenina Internacional (fundado en 1921) llegó la aprobación de los primeros 38 récords mundiales de atletismo femenino. En 1928, la IAAF acepta la realidad de la mujer en el atletismo con la decisión de integrar algunas pruebas durante los Juegos Olímpicos de Ámsterdam. En la carrera de 800 m, la llegada de algunos competidores agotados provocó cierta controversia y no fue prueba femenina hasta 1960. Un periodista alemán de la época afirmó: “Creemos que las mujeres no deben correr en distancias tan grandes…Casi todos los competidores estaban agotados. Esta visión de la carrera fue aún cuestionada por el COI en 1952, que consideraba que estas mujeres se habían desplomado más por la decepción que por el agotamiento real.

En los Juegos de los Ángeles de 1984, con ocasión de la integración de la Maratón en el programa olímpico femenino, la llegada de la suiza Gabriela Andersen, causó la misma controversia que en 1928. Totalmente deshidratada, acabó los último metros tambaleándose y cayéndose en la línea de meta, en contraste con la victoria de Joan Benoit en mejor tiempo que Emil Zatopek en los de Helsinki en 1952. El contingente de atletas femeninas siguió creciendo en los Juegos Olímpicos, y en los Campeonatos del Mundo, y las diferencias de programas entre hombres y mujeres se ha reducido en los últimos años. La pértiga y el lanzamiento de martillo se introdujeron en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000. En los Juegos Olímpìcos 2008 aparecieron en el programa los 3000 m obstáculos femeninos.


Autor recopilación datos: Antonio Miguel Torregrosa Castro

(Monitor Nacional de Atletismo)