CLUB ATLETISMO 

“CORREDORES MAR MENOR”


GRETE WAITZ 

La Reina del Maratón de Nueva York

Waitz es recordada como “la campeona de las mujeres en larga distancia”, que perteneció a un tiempo en el que muchos tenían el convencimiento de que las mujeres no podían estar al mismo nivel físico que los hombres, escribió el diario noruego Aftenposten. 

Hace algún tiempo no muy lejano las mujeres no podían correr maratones, se consideraba una prueba de hombres, demasiado exigente para las mujeres, que eran vistas como frágiles, esto ocurría en los años sesenta. Por esta época empezó a correr la noruega Grete Waitz. Nació en Oslo el 1 de octubre de 1953, y se especializó en carreras de larga distancia, y consiguió ganar en 9 ocasiones el Maratón de Nueva York, además consiguió el primer título mundial femenino del Campeonato del Mundo en Helsinki en 1983, un año después se llevó la Medalla de Plata Olímpica en Los Ángeles. 

Ganó su primer maratón de Nueva York en 1978, estableciendo un récord mundial.

Waitz empezó como mediofondista, y debutó en los mil quinientos en los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972, llegando a conseguir un bronce europeo.

Hizo récord del mundo en los tres mil metros en 1975, y se pasó al Maratón por sentirse más cómoda en distancias más largas. 

Por aquellos años los organizadores empezaban a permitir que las mujeres pudieran participar en distancias más largas, y el 22 de octubre de 1978, por invitación personal del director de la Maratón de Nueva York, participa por primera vez, y comienza a escribir una nueva historia.

En esa primera participación en el Maratón de Nueva York (1978), Waitz ya había dejado su puesto de maestra para centrarse en el deporte, además de ganar sin oposición consiguió el récord del mundo en más de dos minutos, dejando la marca en

2h 32’ 30”. 

Llegó a ganar este prestigioso Maratón otras ocho veces hasta 1988, y volvió a batir el récord mundial dos veces más. 

Su cuerpecillo y su pelo rubio, siempre recogido en una coleta, la cabeza alta, los brazos algo despegados, se convirtieron en una seña de identidad de la carrera de la Gran Manzana y Waitz en una celebridad. 

Con su marido John, al que debía el apellido, como entrenador y un régimen de entrenamiento tan duro como el de sus colegas varones, se convirtió en la primera campeona mundial de la distancia, en 1983; en la gran dominadora del Mundial de campo a través (lo ganó cinco veces) y en la primera mujer en bajar de dos horas y media. 

 En los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de 1984 sólo pudo ser plata.

 Grete Waitz ha sido la responsable de que la prensa, el gran público y los organizadores de eventos deportivos comenzasen a prestar la debida atención al maratón femenino, hasta lograr finalmente su justa inclusión en el programa olímpico. Con Grete el atractivo por las pruebas de fondo femeninas pasó del simple interés anecdótico a la merecida admiración; exactamente igual que en las pruebas de hombres. Las “dentelladas” que esta formidable atleta daba al crono pusieron al fondo femenino definitivamente en órbita.


El Maratón de Londres fue otro escenario donde Grete también brilló con luz propia, consiguiendo el triunfo uió en las ediciones de 1983 y 1986. En la edición del año 1983 obtuvo su 4º y último récord mundial en la distancia, 2:25:28. La alegría le duró apenas 24 horas, pues Joan Benoit lo batió al día siguiente en Boston con 2:22:43 (algo parecido le había ocurrido un año antes, cuando rompió el récord de los entonces no olímpicos 5.000 m en Oslo y lo dejó en 15:08.80; a los pocos días Mary Decker se lo arrebató con 15:08.26). Y en su 2ª victoria, la de 1986, consiguió la mejor marca de su vida (2:24:54).


En 2005 se le diagnosticó un cáncer contra el que pelea bravamente. “En términos de estar en forma y batallar con el cáncer, el ejercicio te ayuda a mantenerte fuerte física y mentalmente. Pero correr no es nada comparado con estar sano”, asegura. Con gran motivación en esta lucha tras leer el libro del ciclista Lance Armstrong, Waitz acudió el pasado noviembre a Nueva York con motivo del maratón que la encumbró, donde entregó personalmente a Armstrong una medalla por finalizar la prueba.

 Grete Waitz falleció el 19 de abril de 2011 a la edad de 57 años, como consecuencia del cáncer que venía sufriendo desde hace un tiempo. 

“Para mí, fue la atleta más grande que hemos tenido en la historia de Noruega”, manifestó el presidente de la Federación Noruega de Atletismo, Arne Hansen.


Autor recopilación datos: Antonio Miguel Torregrosa Castro

(Monitor Nacional de Atletismo)