CÓMO PREVENIR LAS LESIONES 

La utilización de calzado inadecuado o de mala calidad suele ser una de las causas más frecuentes en las lesiones del corredor. La utilización de un buen calzado es fundamental, debemos dedicar el tiempo suficiente para la elección de unas buenas deportivas que se ajusten a nuestras necesidades, teniendo en cuenta la cantidad de kilómetros que realizamos todos los días en los entrenamientos, el tipo de superficie que frecuentamos en los mismos, teniendo en cuenta nuestro peso, el tipo de pisada (neutro, supinador, pronador)…etc.

También es muy importante, para evitar lesiones musculares, la utilización de una equipación apropiada dependiendo de la temperatura, clima; en tiempo frío, los músculos tardan mucho más en calentarse y necesitan ayuda para mantener la temperatura adecuada.

 

CALENTAMIENTO INADECUADO

Empezar a correr sin preparar el cuerpo previamente, el riesgo de sufrir tirones y desgarros musculares, articulares y ligamentosos será muy alto, porque estas estructuras no están completamente preparadas para realizar el trabajo que se les demanda. Así, que indistintamente los kilómetros a correr realizaremos el calentamiento adecuado. A la finalización del entrenamiento o carrera, haremos la vuelta a la calma realizando una serie de estiramientos que equilibren y fortalezcan los músculos. Evitaremos sentirnos menos rígidos y doloridos más tarde.

 

DEMASIADOS KILÓMETROS DEMASIADO PRONTO

Todos los programas de entrenamiento se realizan con una aproximación gradual en el incremento del tiempo o de la distancia. Si realizamos sobrecargas excesivas demasiado pronto, puede tener como resultado una lesión al no estar el cuerpo preparado para soportar la carga de trabajo.