CLUB ATLETISMO 

“CORREDORES MAR MENOR”


BREVE HISTORIA DEL ORIGEN

DEL MARATHÓN

Año 1869, Pintura de Luc-Olivier Merson

Filípides llegando a Atenas

       Su origen se encuentra en la gesta del soldado griego Filípides, quien en el año 490 a. C.murió de fatiga tras haber corrido unos 40km desde Maratón hasta Atenas para anunciar la victoria sobre el ejército persa. En honor a la hazaña de Filípides se creó una competición con el nombre de "maratón", que fue incluida en los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna en el año 1896 celebrados en Atenas e inaugurados por el Barón Pierre de Coubertin.

     La versión que nos da el historiador Heródoto, que según él, Filípides fue enviado hacia Esparta para pedir asistencia militar y poder repeler la invasión de los persas, quienes estaban avanzando hacia Maratón. Según Heródoto, Filípides corrió desde Atenas a Esparta en dos días, recorriendo 240 km. Los fundadores del C.O.I. tomaron la primera versión y fijaron la distancia de la carrera en 40 km, aunque existe una carrera anual en homenaje a esta gesta denominada Espartatlón, que recorre la distancia desde Atenas a Esparta.Pero no hay evidencia alguna de que en el mundo antiguo hubiera existido una competencia parecida a la maratón moderna.

     Los antiguos Juegos Olímpicos, llamados así por celebrarse en la ciudad de Olimpia, fueron fiestas religiosas, culturales y deportivas celebradas en la antigua Grecia (776 a.C. – 392 d.C.) en honor a los dioses olímpicos. En ellos participaban los atletas, que debían ser ciudadanos y hombres libres, y que se entrenaban durante años en los gimnasios.

I JUEGOS OLÍMPICOS ERA MODERNA

  Cartel Juegos

 I Olimpiada   

Atenas 1896  

Del 6 al 15 abril 

Antecedentes

Los antiguos Juegos Olímpicos, llamados así por celebrarse en la ciudad de Olimpia, fueron fiestas religiosas, culturales y deportivas celebradas en la antigua Grecia (776 a.C. – 392 d.C.) en honor a los dioses olímpicos. En ellos participaban los atletas, que debían ser ciudadanos y hombres libres, y que se entrenaban durante años en los gimnasios.

Durante el Siglo XVIII, varios festivales deportivos a pequeña escala a lo largo de Europa se denominaron Juegos Olímpicos Antiguos. El barón Pierre de Coubertin tuvo la idea de revivir los antiguos Juegos Olímpicos, pero en forma de un evento multideportivo e internacional, los antiguos Juegos fueron en cierto modo internacionales, pues varias polis y colonias griegas tuvieron representación, pero sólo se les permitió participar a los hombres libres de origen griego.

El 18 de julio de 1894, Coubertin organizó un congreso en la Universidad de la Sorbona, en París, para presentar sus planes a los representantes de sociedades deportivas de once países. Después de la aprobación de la idea por parte del congreso, comenzó la elección de una fecha y un lugar. Coubertin sugirió que los Juegos se desarrollasen en 1900, coincidiendo con la Exposición Universal de París, pero como una espera de seis años podía hacer disminuir el interés del público, los miembros del congreso optaron por llevar a cabo los Juegos inaugurales en 1896. El proceso de elección de la sede es todavía un misterio debido a las versiones contradictorias que existen.

El 23 de junio de 1894 Demetrius Vikelas propuso oficialmente Atenas y como Grecia fue el lugar donde nacieron los Juegos Olímpicos.

Medalla de Campeones Atenas 1896

Los griegos se volcaron en aquel evento como si con ello hicieran renacer todo su pasado, y gracias a las ayudas de Londres, Francia y Egipto, y el apoyo económico del magnate griego Averoff pudieron ponerlo en marcha. Sin embargo, a aquellas primeras Olimpiadas sólo acudieron 285 participantes, y 197 de ellos eran de Grecia. De los 34 países que pretendían asistir, sólo 13 se presentaron. Alemania, Austria, Australia, Bulgaria, Chile, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Hungría, Suecia, Suiza y Grecia (por orden alfabético) fueron los primeros 13 países que desfilarían en la ceremonia de inauguración de unos Juegos Olímpicos.

Fue el rey Jorge I de Grecia quien dio por inaugurado el evento con las palabras Proclamo inaugurados los Juegos Olímpicos. Sólo fueron 5 días de competición, pero el éxito fue total. 43 pruebas. Nueve deportes: atletismo, ciclismo, natación, lucha, gimnasia, esgrima, tenis, tiro y halterofilia fueron los primeros deportes inscritos. En esta primera Olimpiada se vivieron grandes momentos que intentaron asemejar a las grandes proezas de la Antigua Grecia, a fin de darles una mayor fama, como las victorias tan ajustadas en los 400 m. de atletismo, o las pruebas de lanzamiento de disco donde Robert Garrett sorprendió a todo el mundo con un extraño estilo de lanzamiento que ahora es el que en el mundo entero se realiza.

Curiosamente, la maratón no estaba incluida en aquellos Juegos; sin embargo, un amigo del barón de Coubertain tuvo la idea de ofrecer una copa a quien venciera en una prueba cuyo objetivo era ir desde Maratón hasta Atenas. Se pretendía recordar aquella gran carrera que realizó Filípides en el año 490 a.C. cuando tuvo que cubrir aquella distancia para anunciar la victoria de los griegos ante los persas.

Lo más destacado fue la marathón, llevada a cabo por primera vez en una competencia internacional. Spiridon Louis, un desconocido acarreador de agua, ganó el evento emulando a aquel Filípides consiguiendo la victoria en aquella mítica y convirtiéndose así en una leyenda del olimpismo moderno, y un héroe nacional.

Muchos años tuvieron que pasar para que las Olimpiadas se asentaran a nivel mundial, pero aquel espíritu olímpico ha permanecido hasta el día de hoy, tal y como anunciaron las palabras del obispo de Penssylvania, Ethelbert Talbot, que han pasado a la Historia y se han quedado como lema del deporte: “lo importante de los Juegos Olímpicos no es ganar, sino participar“.   

INAUGURACIÓN JUEGOS OLÍMPICOS 1896

Estadio Panathinaico

La inauguración de los Primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna dieron comienzo una mañana soleada del 6 de abril de 1896, haciéndola coincidir con la Pascua Ortodoxa griega.

Finalmente llegó la hora deseada, nos cuenta Coubertin en sus Memorias. La multitud irrumpió en el Estadio restaurado y resplandeciente de blancura en una jornada inolvidable, inaugurada por el Rey Jorge, que selló la restauración de los Juegos Olímpicos pronunciando la fórmula sacramental: “Declaro abiertos los Juegos de la Primera Olimpiada de la Era Moderna”. Enseguida tronó el cañón, miles de palomas cubrieron el recinto con su vuelo alegre, los coros entonaron la bella cantata original del compositor griego Samara, y empezaron las competiciones. 

SPIRIDON LOUIS 

Primer Campeón Olímpico de Maratón

Atenas 1896

El 10 de abril de 1896

se celebra la última prueba de los I Juegos de la historia moderna. El propio coronel Papadiamantopoulos da el pistoletazo de salida a un evento en el que compiten 17 participantes: un inglés, un estadounidense, un francés, un húngaro y trece griegos. El desarrollo y desenlace de la carrera son una realidad que va a superar la ficción. Minutos antes de las 14:00 horas, tras unas palabras del coronel y su pistoletazo, los corredores se lanzan hacia lo semidesconocido. Agentes de la autoridad y médicos escoltan a los corredores en bicicleta y coches tirados a caballo. La expectación generada por la prueba es tremenda: más de 100.000 personas se concentran en las gradas del reconstruido estadio Panathinaikos, y a lo largo del recorrido.

LOUIS SPIRIDON entrando en el Estadio Panathinaiko como ganador del Marathón en la Olimpiada Atenas 1896

Una Prueba muy accidentada bajo un sol de justicia  

A las dos de la tarde de un día muy caluroso comienza la carrera, con salida fuera de la aldea, en el llamado puente de Marathon, a 40 kms de Atenas,” al disparo se lanzan a la carrera acompañados de ciclistas, de un escuadrón de caballería y de algunos carromatos en los que van familiares, cuidadores y médicos.

   La ruta está guardada por soldados escalonados entre sí.

     El primer control de avituallamiento, a 10 kms de la salida, se ofrece vino a los participantes, además de agua y fruta.

   La primera mitad de la prueba estuvo dominado por el francés Lermusiaux. Al pasar por un pequeño poblado llamado Pikermi, los del lugar le colocan en la cabeza una corona de laurel, homenajeándole como si se tratase del vencedor de una meta volante. Poco más adelante se detiene, aquejado de dolores en una pierna, y aparece un compatriota suyo en una bicicleta, que la masajea con un ungüento o con friegas de alcohol, pero con tan mala fortuna que empeora y es llevado a Atenas en carro.

     A la salida de Pikermi, el americano Blake, 2º en la prueba de 1.500 metros, abandona y es recogido por un vehículo oficial.

     Más tarde el tercero de los extranjeros, el australiano Edwin Flack, doble vencedor de las pruebas de mediofondo, sufre un desmayo y tiene que retirarse también, no sin antes dejar noqueado a un espectador…porque creyó que le iba a agredir, cuando en realidad sólo quería refrescarle.

     Para colmo el único extranjero que continúa en carrera, el húngaro Kellner, ve alarmado cómo un joven ateniense, Belokas, le pasa descaradamente subido a un carro, a pocos kilómetros de meta, terminando en tercer lugar, por delante del magiar. Éste denuncia el caso, y comprobado el fraude, Belokas es descalificado. Según algunos cronistas, los compañeros de equipo se arrancan el escudo nacional de su camiseta indignados, y el propio rey Jorge regala a Kellner su reloj de oro, como desagravio.

     El coronel Papadiamantopoulos que había hecho todo el trayecto desde Marathon a caballo, entra en el Panatenaiko, se planta enloquecido ante el rey y grita: “¡Un griego, el primero es un griego!”. Suena el estruendo de un cañón para anunciar la llegada del vencedor del primer marathón oficial de la historia del deporte olímpico, que resultó ser un griego, joven, larguirucho y bigotudo, de nombre Spiridón.

 

El día de la clausura de los Juegos de Atenas 1896, recibiendo los honores de ganador del Marathón.

 XI JUEGOS OLÍMPICOS BERLÍN 1936

Spiridon abanderado del equipo griego

 

 

 


La última aparición pública del primer Campeón Olímpico de Marathón (Louis Spiridon) tuvo lugar durante los JJ.OO. de Berlín 1936, donde fue el abanderado del equipo griego y fue recibido por Adolf Hitler.

 

 

 

 

Demetrius Vikelas

El primer presidente del

Comité Olímpico Internacional

El primer presidente del COI fue un griego. Demetrius Vikelas nació en Ermoupolis, isla de Syros, Grecia, el 15 de Febrero de 1835. El reglamento establecido por Pierre de Coubertin estipulaba que el Presidente del COI tenía que ser natural del país donde tuviera lugar la siguiente edición de los Juegos. Fue Presidente de 1894 a 1896 consecutivamente. No era una persona particularmente relacionada con el mundo deportivo cuando, representando al Club Panhelénico de Gimnasia, llegó de Grecia para asistir al Congreso fundacional del COI en París, en 1894. La idea original era celebrar los primeros Juegos Olímpicos modernos en 1900 en París, pero Demetrius Vikelas consiguió convencer al Comité para que tuvieran lugar en Atenas en mayo de 1896.

Trabajó con extraordinario entusiasmo y perseverancia para persuadir a sus conciudadanos y a su gobierno de que apoyaran este ambicioso proyecto. Sus esfuerzos se vieron coronados por el éxito.

Ferviente patriota, Demetrius Vikelas amaba Grecia con pasión. Tras la clausura de los primeros Juegos, se consagró al desarrollo y expansión de la educación popular, que, en su opinión, era muy necesaria en Grecia. A su erudición, de la que es muestra su obra "La Grecia bizantina y moderna", añadía una imaginación desbordante y fantasiosa, que le inspiró "Louki Laras" y sus "Cuentos del Mar Egeo". Murió en Atenas el 20 de julio de 1908.   

   

PIERRE COUBERTIN

RESPONSABLE RESTAURACIÓN          JUEGOS OLÍMPICOS

Historiador y pedagogo francés que creó los Juegos Olímpicos de la era moderna (París, 1863 - Ginebra, 1937).

Su doble dedicación le hizo concebir la idea de restaurar los Juegos Olímpicos que se celebraban en la antigua Grecia, para fomentar el deporte a escala mundial con fines educativos. Con estos certámenes, limitados a deportistas aficionados, pretendía impulsar las relaciones pacíficas y constructivas entre las naciones, fomentando un espíritu de superación personal, juego limpio y sana competencia (el «espíritu olímpico»).

En 1888 proclamó en la Universidad de la Sorbona la restauración de los Juegos Olímpicos, cuya primera edición moderna se celebraría en 1896 en Atenas, para enlazar simbólicamente con las raíces griegas. Creó el Comité Olímpico Internacional, del que fue segundo presidente (1906), tras ceder una primera presidencia honorífica a un griego. Coubertin reglamentó los juegos y presidió la organización de las Olimpiadas de París (1900), San Luis (1904), Londres (1908) y Estocolmo (1912).

Coincidiendo con el estallido de la Primera Guerra Mundial (1914), que interrumpió la celebración de los Juegos cada cuatro años, diseñó la bandera olímpica con los cinco aros enlazados (símbolo de la fraternidad entre los cinco continentes). En 1925 dimitió, al haberse arruinado donando toda su fortuna al «movimiento olímpico» y no poder seguir apoyándolo financieramente. 

 

Autor recopilación datos: Antonio Miguel Torregrosa Castro

(Monitor Nacional de Atletismo)