CLUB ATLETISMO 

“CORREDORES MAR MENOR”


 Precauciones a tener en cuenta

cuando entrenamos con calor

Si tu entrenamiento va a durar más de 40 minutos, lo más adecuado es consumir bebida isotónica. Los hidratos de carbono y electrolitos añadidos favorecen la absorción de líquidos. Beber poco o demasiado puede conllevar severos riesgos para la salud y el rendimiento. La hiponatremia (niveles bajos de sodio en la sangre debido a un exceso anormal de retención de agua) o la deshidratación (niveles elevados de sal debido a pérdidas excesivas de líquido o por beber poco) son situaciones que se advierten fácilmente si se conocen las necesidades individuales. De la misma forma que uno posee unas huellas dactilares, las necesidades de líquidos también son individuales. Peso corporal, género, clima, tasa de sudación son algunas variables que individualizan las necesidades.

BEBE CUANDO TENGAS SED

La nueva evidencia científica nos dice quela sed protege a los deportistas de los peligros tanto del exceso como del defecto de líquido, ofreciéndonos el tiempo real del mecanismo de retroacción sobre el balance interno de líquidos.Si no tienes sed, prueba de abstenerte de beber.No te sientas obligado a beber en cada puesto de avituallamiento ni sigas lo que hacen los otros corredores. Sus necesidades de fluidos probablemente son distintas a las tuyas. Si tú crees que esto es exagerado,experimenta en tus entrenamientos con uno de estos criterios teniendo en cuenta que cada uno de ellos tiene sus propias precauciones.

REPOSICIÓN APROXIMADA DE LÍQUIDOS

Hay que tener en cuenta que hay variaciones individuales.No todos los corredores se hallan en el mismo punto:las condiciones climáticas, el perfil del circuito o el ritmo de carrera, impondrán distintas necesidades en cada participante.

 BEBE LA QUE NECESITES, NO MÁS

En entrenamientos o carreras con una duración de 4 horas o superior, nos ncontramos en riesgo de desarrollar una hiponatremia por exceso de líquidoy, en general, no necesitan ingerir una cantidad superior de 70 a 140 mililitros de líquido por kilómetro.


Autor recopilación datos: Antonio Miguel Torregrosa Castro

(Monitor Nacional de Atletismo)