LA IMPORTANCIA DE LA TÉCNICA

PARA CORRER BIEN

Somos conscientes de la importancia en la forma correcta de correr, y a pesar de ello, no le dedicamos prácticamente tiempo para corregir errores. Si tenemos en cuenta que para recorrer 10 km necesitamos algo más de siete mil zancadas, entenderemos la importancia del tema.

LA RESPIRACIÓN

La respiración durante la carrera debe ser lo más natural posible. Intentaremos respirar profundamente desde el diafragma, para utilizar toda la capacidad pulmonar, el estómago debe moverse hacia fuera cuando se inspira. De esta forma también evitaremos el flato. Hay que respirar libremente por la nariz y por la boca.

LA CABEZA

La cabeza debe permanecer erguida, nunca inclinada. Evitaremos tensar el cuello y los músculos faciales. La mirada al frente, nunca al suelo, con este gesto evitaremos que la espalda permanezca más vertical. De vez en cuando, observaremos el horizonte para conseguir un sentido dela perspectiva del espacio. La dirección de los ojos es muy importante, la cabeza siempre sigue la dirección de los ojos, y ésta debe estar firme para mantener el equilibrio corporal. La mandíbula siempre relajada, podrías intentarlo colocando la lengua en el interior de los dientes delanteros, así evitarás apretar la mandíbula.

LA PARTE SUPERIOR DEL CUERPO

El torso erguido, con una mínima inclinación hacia adelante. El pecho elevado para liberar la acción del diafragma. Los hombros relajados, no subidos, con movimiento ligero, y simétricos.

En  las carreras de fondo los brazos deben moverse de forma suave, la parte superior adelante, y la de atrás desde el hombro; los antebrazos no los cruzaremos nunca de la línea central del torso. Los brazos los utilizaremos para dar equilibrio, y para contrarrestar la torsión creada por la acción de las piernas.

Las manos estarán próximas, no apretadas, para evitar el cansancio prematuro de los antebrazos, brazos y cuello. Los codos doblados unos 90º, aunque esta ángulo aumenta cuando los brazos se balancean por delante del cuerpo, y disminuye al balancearlos más allá de las caderas al echarse atrás.

LAS PIERNAS

Hay tres fases distintas en la zancada desde el comienzo hasta su final:

Fase de planta, fase de impulso y fase de recuperación.

La planta es la que provoca más dificultades a los corredores.

El arrastre es el defecto al correr por levantar muy poco las piernas, y a zancadas muy cortas. No es un problema si realizamos carreras muy largas, pues dosifica correctamente las energías, pero no es un buen sistema para correr rápido. Correr rápido mejora automáticamente el estilo, poco a poco, con el tiempo.

TRUCOS PARA CORRER MEJOR

La técnica de carrera es algo que se ha de ir adquiriendo a base de ejercicios. Una vez por semana vamos a realizar una serie de ejercicios para conseguir que nuestra carrera sea más económica y eficaz, debemos pensar en ellos cada vez que salgamos a correr.

   Llevaremos la cabeza erguida, miraremos el horizonte, llevaremos los hombros relajados, y adoptaremos una postura ligeramente inclinada hacia adelante. 
Pensaremos que nos tiran de las rodillas hacia adelante con unas cuerdas con cada zancada, y nos olvidaremos de los apoyos de pies. Aterrizar fuerte con cada zancada sobre los talones no es muy eficaz, y podemos lesionarnos con el paso del tiempo. Tiraremos de rodillas adelante y arriba…
Cuanto más bajos llevemos los pies al correr, mejor. Ahorraremos energía de las zancadas llevando los pies muy cerca del suelo en todo momento. Realizaremos ciclos de zancada muy rápidos en vez de ciclos largos que te obligan a balancear todo el cuerpo.
Relajaremos los brazos, doblaremos los codos a 90º, con las manos semi-abiertas, como si lleváramos algo frágil.
Al hacer series cuidaremos la postura, para acostumbrarnos para las salidas largas.
Cuando no escuchemos el ruido de nuestra pisada, será una buena señal de que estamos corriendo bien, tocaremos el suelo en cada zancada, con el menor impacto posible…