CLUB ATLETISMO 

“CORREDORES MAR MENOR”

 

 LA IMPORTANCIA DE CORRER 

A 180 PASOS/MINUTO 

Cuando somos capaces de correr con mayor frecuencia de zancada y somos capaces de conseguir los 180 pasos por minuto, la zancada es de menor longitud, implicando menos fuerza de apoyo, y conseguimos retrasar el cansancio, a la vez que nos protegemos de lesiones. 

Al acortar la zancada el apoyo es mucho más efectivo debajo del centro de gravedad (debajo de la cadera); cuando alargamos la zancada el apoyo cae delante del centro de gravedad, ocasionando que tengamos muchas aceleraciones y desaceleraciones, haciendo un consumo mucho mayor de energía. Nuestra intención al correr es ir hacia delante, y al acortar la zancada necesitamos menos impulso para movernos, y evitamos las oscilaciones (pequeños saltitos) que nos produce las zancadas más largas.

Beneficios por incrementar la cadencia 

Las zancadas más cortas nos ayuda a pisar más con la parte delantera del pie, en vez del talón, consiguiendo menos tensión especialmente en las rodillas y tobillos, y favorece la mejora en la técnica de carrera. Un estudio de la Universidad de Wisconsin-Madison, estudiaron los efectos después de manipular la cadencia de 45 corredores y concluyeron que “…los aumentos sutiles de la cadencia puede reducir sustancialmente la carga en las articulaciones de la cadera y la rodilla al correr y puede resultar beneficiosa en la prevención y tratamiento de lesiones relacionadas.”  

La carrera a pie es una actividad física que nos proporciona múltiples beneficios para la salud, tanto física como mental, pero que también genera un estrés importante en nuestro aparato locomotor como consecuencia de los impactos repetitivos, que con el tiempo puede generar un gran desgaste. Por suerte nuestro cuerpo tiene la facultad de adaptarse perfectamente a todas las situaciones de estrés, estas adaptaciones permiten que nuestros huesos, articulaciones, ligamentos, músculos y tendones puedan soportar las tensiones que la carrera a pie nos genera.

 Cómo podemos aumentar la cadencia al correr

 Aumentar la cadencia no significa aumentar la velocidad, independientemente de la velocidad que llevemos, la cadencia se debe mantener inalterable, y siempre por encima de los 180 pasos por minuto, disminuyendo la zancada y aumentando la frecuencia. Cuando entrenamos por primera vez el aumento de la cadencia implicará dar pasos más cortos, y debemos concentrarnos muy bien para que el tiempo de adaptación sea lo más rápido posible, si somos pacientes los beneficios aparecerán pronto. Prestaremos mucha atención a las siguientes modificaciones: La postura erguida y recta, el aterrizaje de los pies con la mitad del pie, nunca de talón, el cuerpo recto ligeramente inclinado hacia delante, la cadencia ideal es diferente para cada individuo con un margen + / - 10.

 

Autor: Antonio Miguel Torregrosa Castro   (Monitor Nacional de Atletismo)